Closet Cápsula

Closet Cápsula

Con un año como 2020 detrás de nosotros, miramos hacia el 2021 como un reinicio muy necesario. Esto también se extiende a nuestros closets. En nuestro caso al closet cápsula, una colección minimalista y curada que consta de elementos básicos de vestuario versátiles que puede mezclar y combinar fácilmente, que se ha hecho cargo desde que se apoderó de la pandemia.


El concepto no es nada nuevo. De hecho, el término "armario cápsula" fue acuñado por primera vez por la ex propietaria de una boutique de Londres, Susie Faux, en la década de 1970, en referencia a una colección de prendas de vestir esenciales que no pasan de moda y que se pueden combinar fácilmente con prendas de temporada. Pero a medida que navegamos colectivamente por el 2020, notamos que este termino se estaba poniendo de moda más que nunca; No solo empezamos a transformar nuestro closet actual en un closet cápsula, en mi caso especifico por un viaje que necesitaba emprender con solo mis pertenencias más versatiles. Sin ningún lugar a donde ir ni nada que hacer, el año pasado fue la oportunidad perfecta para ordenar nuestros guardarropas, el primer paso para construir un armario curado, pero también para repensar por completo cómo nos vestimos.

A medida que avancemos en este nuevo año, el concepto seguirá ganando popularidad gracias tanto al creciente interés colectivo por los hábitos de compra sostenibles como a nuestras necesidades psicológicas básicas.


¿Por qué los armarios cápsula son tan populares en este momento?


2020 provocó un cambio importante en la forma en que vemos y consumimos la moda. La nueva década comenzó con el mundo literalmente en llamas, atrayendo más atención a la crisis climática de la que la industria de la moda es un contribuyente importante. Si bien el movimiento de sostenibilidad en la moda ha ido ganando terreno durante años, la pandemia aceleró la idea general de consumir menos. Al igual que las nuevas tendencias de organización que plantea Marie Kondo, no es de extrañar que la práctica despegara.

Esto no significa dejar atrás las tendencias de la moda por completo, sino que solo optamos por las que se adaptan a nuestro estilo de vida y mentalidad en el hogar. Si bien muchos están adoptando el guardarropa cápsula en el sentido tradicional, piezas clásicas y versátiles en una paleta sofisticada y neutra, muchos clientes también están construyendo su guardarropa basándose simplemente en los artículos que les brindan alegría.

Se sabe que lo que vestimos puede influir en nuestro estado psicológico. Y viceversa, la forma en que nos impacta lo que sucede en el mundo puede influir en lo que elegimos ponernos. Con la pandemia  hace que sea imposible seguir ignorando el desperdicio de moda y que muchos pierdan empleos y estabilidad financiera, los compradores están siendo más reflexivos sobre su consumo y gasto. Para lo que nos vestimos ahora es la seguridad, la sostenibilidad y la funcionalidad. La seguridad y la funcionalidad son primordiales, y con eso viene la sostenibilidad de forma predeterminada, porque no estamos comprando tanto como solíamos. Estamos siendo mucho más conscientes de nuestro impacto en el medio ambiente.

Nuestras necesidades de ropa también han cambiado, ya que muchos trabajan desde casa y se quedan en casa los fines de semana.  En pocas palabras, tener un armario editado de elementos esenciales y usar las mismas cosas repetidamente, elimina el estrés diario de vestirse. Si bien este método de simplificación también funcionó en un mundo prepandémico, cuando trabajábamos en oficinas cinco días a la semana o teníamos una gran cantidad de eventos para asistir, para muchos, les tomó perder eso para darse cuenta de que son las mismas 10 (o 27) cosas que usamos una y otra vez.

El acto de crear un armario de cápsulas también tiene sus propios beneficios. Ordenar y reorganizar puede darle una sensación de control. Y sin ninguna sensación de normalidad en el futuro previsible, la tendencia del closet cápsula no desaparecera pronto. No sabemos qué va a pasar mañana. En un nivel micro, cerca de nosotros, en nuestras inmediaciones, o en un nivel macro, simplemente viendo las noticias, estamos siendo impactados. Una forma de ganar cierto sentido de control es ordenar y reorganizar.


¿Están los armarios cápsula aquí para quedarse?


Sí. Incluso antes de que “COVID-19” o “cuarentena” fueran parte de nuestro vocabulario diario, la industria de la moda en sí misma ha estado celebrando lo familiar con elementos esenciales elevados como un suéter de cachemira de lujo, una camisa blanca pulida o un pantalón atemporal, por nombrar algunos. Estas bases clásicas ofrecen longevidad y versatilidad, que son perfectas para nuestro nuevo estilo de vida.

También ha habido un cambio generalizado en la forma en que abordamos la moda y el consumo en su conjunto, con la sostenibilidad a la vanguardia. La pandemia ha sido un botón de reinicio para la industria que era muy necesario, incluyendo ropa ecológica y buscando reducir la moda rápida. Nos ha hecho darnos cuenta de lo que realmente necesitamos y usamos.


Ahora no se trata de cuánta ropa puedes comprar, sino de dónde obtienes tus prendas. ¿Quién es la marca? ¿Qué aspectos conscientes tiene que ofrecer? ¿Es una fabricación ética o un aspecto igualmente sostenible?

 

Articulo traducido de: https://www.refinery29.com



Older Post Newer Post

en